Uso en Viñedo

El uso de nuestra tecnología permite realizar mapas del vigor de las cepas con alta precisión temporal y espacial, ayudando a realizar las vendimias en el momento óptimo

La combinación tecnológica de drones e imagen infrarroja y multiespectral ha supuesto una revolución en la forma en que se determina el vigor de la viña en una evolución anual, mucho más económica y fiable que los satélites u otros medios aéreos.

Los drones ayudan a los viticultores suministrando imágenes infrarrojas que, después de ser sometidas a un tratamiento informático, establecen un mapa de vigor del viñedo. Así se determina el estado sanitario de las hojas de las viñas, la actividad clorofílica, su contenido en antocianos o su estrés hídrico, aportando, por tanto, indicadores precisos de la madurez óptima y calidad de las uvas para, por ejemplo, decidir si es necesario el aplazamiento o adelanto de la vendimia. La dosificación variable de abonos y fitosanitarios, el mantenimiento de los suelos o la poda individualizada son otras decisiones que se pueden tomar a partir de los datos obtenidos. Así mismo, se facilita la detección de plagas y la evaluación de daños en parcela.

viñedo

Las imágenes tomadas por los drones durante todo el año permiten llevar a cabo todas las tareas inspirándose en mapas de productividad

Los mapas de productividad derivan del análisis de la producción histórica de los cultivos a través de sensores remotos. Son utilizados para determinar e identificar la variabilidad de las diferentes áreas productivas de un campo o un lote y, de esta forma, tomar mejores decisiones sobre las actuaciones a realizar.

La variabilidad es analizada a través de la evaluación del NDVI (Índice Normalizado Diferencial de Vegetación) que puede ser usado para, por ejemplo, predecir y mapear el peso de poda dentro de una temporada con exactitud. El dron ofrece la ventaja de diferenciar entre la viña y las hierbas que crecen en las plantaciones. A vista de pájaro, tenemos una unidad de trabajo más pequeña, ya que se subdividen las parcelas, detectando variables entre ellas y convirtiéndose en un trabajo de precisión.

uvas

Los drones facilitan a las bodegas y viticultores la herramienta para la monitorización cercana y la creación de modelos

Esto nos permite optimizar la cantidad y calidad de las cosechas mediante la planificación de la campaña de recolección y la puesta en marcha de estrategias para automatizar la gestión de los viñedos, en base a la información obtenida de la combinación de drones profesionales y sensores infrarrojos.

Asimismo, esta herramienta permite controlar la producción externa en origen, convirtiéndose en una plataforma de control y decisión sencilla y rentable. De este modo se obtienen datos que permiten escoger, en función de la concentración y la calidad de los frutos, el destino de cada uva, y así poder dirigir la elaboración para la obtención de vinos diferenciados cualitativamente.

En SmartRural colaboramos con grandes bodegas como Grupo Yllera, Matarromera o Pago de Carraovejas

Para ahondar más en un ejemplo concreto, en el caso de Pago de Carraovejas hemos analizado las diferentes parcelas del viñedo mediante el uso de drones. Esta tecnología se utilizó durante diferentes fases del ciclo biológico de la vid para su exhaustivo control y análisis de datos. Mediante el uso de una cámara térmica y otra multiespectral hemos cuantificado el estado vegetativo intraparcelar para obtener de manera precisa parámetros como el vigor de la planta, el nivel de humedad, la temperatura interior o la uniformidad del cultivo.

diapositiva-carraovejas-2-min

diapositiva-carraovejas-1-min

Comments are closed.